viernes, 1 de mayo de 2009

SE PUEDE (Charlas - Abril 2009)

El espacio de charla de este mes toma como punto de partida el comentario de una estudiante de Tai Chi. Ella asistió a una jornada donde se explicaba cómo usar el Arte para defensa personal y luego comentó: “me sirvió mucho que el profesor insistiera en que es posible usar el tai chi para defenderse en la calle. Su convicción me fue transmitida y ahora al menos me atrevo a pensar que con práctica yo también podría defenderme. Me corrí del lugar de creer que sólo los grandes maestros son capaces de usar tai chi para pelear: una mujer que simplemente practica con cierta regularidad y devoción también puede lograrlo”. No se refería a espectaculares y complejas técnicas sino a algo básico pero que la podría salvar de un aprieto. Lo que le dejó aquella jornada fue muy valioso: la posibilidad de creer que es posible, de creer que uno puede. Esta premisa debiera ser básica en cualquier practicante de Artes Marciales Chinas (AMC). Debe saberse que la autosuperación puede suceder. En este caso, a través del entrenamiento. Es usual que se nombre al AMC como Kung Fu, término que denota una habilidad o pericia que fue adquirida como consecuencia a dedicarle tiempo y esfuerzo a su obtención. Tal vez sea valioso reflexionar acerca de que la posibilidad de aumentar la comprensión del Arte la tenemos todos, siempre y cuando sepamos que la manera es con dedicación, esfuerzo y tiempo.
.
Yo me convertí en profesor casi sin darme cuenta, más siempre supe cuánto tiempo le dedicaba a mi entrenamiento. Hoy miro videos míos de hace años atrás y noto las diferencias con el presente, y me enorgullezco. No de cuán correctos o errados estén los movimientos sino de que he mejorado, que yo me mejoré un poquito a mi mismo. Y experimentar la autosuperación (sea en el plano que sea) siempre es reconfortante.
.
Decir que es posible no es sostener que todos podemos lograr lo mismo, ya sea en cantidad o en calidad. No todo es posible para uno, y menos aún todo al mismo momento. Incluso quiero diferenciarme de ciertos escritos, pensadores y autores cuyo mensaje “new age” me parece ser omnipotente y además errado al exaltar el pensamiento por sobre la acción llegando a decir cosas tales como: “ todo es posible con sólo desearlo”.
.
Retomando el motivo principal de este texto, decíamos, debe ser una premisa básica para el practicante el creer que él puede, lo que podría enriquecerse con el decidir concientemente qué es lo que a uno le gusta (ría) desarrollar más y en consecuencia rechazar o postergar algunas otras cosas en función de esto otro. La pérdida de la elección pero también la ganancia que brinda el abarcar poco para poder apretar mucho.
.
El Profesor de mi Profesor tiene una historia fascinante que lo llevó a ser un Gran Maestro: comenzó a entrenar a los 4 años de edad y postergó en gran parte su vida social para dedicarse al estudio del AMC. Domina muchos estilos diversos (algunos ejemplos: Shaolin Norte, Choy Li Fut, Mantis, Tai Chi, Hsing Yi) y alrededor de 150 formas. Aún él, que representa para muchísimos practicantes (yo incluído) una fuente de conocimiento a la cual nunca podremos emular (entre otras cosas por falta de tiempo), aún él es más de una cosa y menos de otra. Es más famoso mundialmente por su Shaolin Norte que por su Tai Chi. Él puede ser considerado un modelo real y tangible de lo mucho que se puede sin caer en la necedad de confundir el mucho con el todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario